Reino Unido podría convertirse en un exportador neto de electricidad a Europa en 2026

 El objetivo de Gran Bretaña es cuadriplicar la capacidad eólica marina en esta década y podría convertirlo en el mayor exportador neto de energía a Europa.

El Reino Unido importa ahora alrededor del 7% de su electricidad de Europa, pero eso se invertirá, en parte debido a los nuevos cables que impulsarán los enlaces con el continente. Con el objetivo de Gran Bretaña de cuadriplicar la capacidad eólica marina en esta década, podría tener un exceso de energía para enviar a través de esas líneas.


 TE PUEDE INTERESAR: 

Marcelo Merli, Siemens Energy:

Las barreras que debe sortear el hidrógeno verde para la descarbonización

Hidrógeno verde para energía distrital y transporte ferroviario: las ideas de Arcadis para descarbonizar en Chile


La energía fluye hacia donde los precios son más altos. Por el momento, esto suele ser Gran Bretaña, particularmente a lo largo de los dos cables de Francia. Pero se espera que los precios aumenten en Europa continental, especialmente en el mercado más grande, Alemania, a medida que se cierren las plantas de carbón, lignito y nucleares, según Platts. Eso alterará la economía y el flujo de electricidad.


El Reino Unido tiene como objetivo reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a «cero neto» para 2050, y la importación de suministros de electricidad baja en carbono de países como Francia, Noruega y Dinamarca es parte de ese plan. Sin embargo, con la demanda de energía que se duplicará durante el período, Gran Bretaña también está reforzando su propio suministro, apuntando a 40 gigavatios de energía eólica marina para 2030.



3% del espacio marítimo


El vicepresidente de la Comisión Europea para el Pacto Verde, Frans Timmermans, ha señalado que alcanzar una producción de 300 GW en 2050 gracias a esta fuente de energía renovable “requerirá menos del 3% del espacio marítimo de la UE”. “Su desarrollo estará sujeto a la legislación medioambiental y puede ser compatible con nuestra estrategia de biodiversidad”, ha garantizado.


Para conseguirlo, Bruselas ha avanzado que proporcionará un marco jurídico “claro y de apoyo” y velará por que las revisiones de las directrices sobre ayudas públicas en materia de energía y protección del medio ambiente “faciliten un despliegue de las energías renovables marinas más eficiente en términos de costes”.


Por otro lado, la Comisión Europea tiene previsto crear una plataforma específica sobre energías renovables marinas en el foro sectorial sobre energía limpia que reúna a todos los agentes y aborde el desarrollo de la cadena de suministro. Con ella, busca mejorar la capacidad de fabricación y de las infraestructuras portuarias, así como aumentar la mano de obra cualificada para mantener unos índices de instalación elevados.


Por último, ha animado a todos los Estados miembros a utilizar el fondo de recuperación para financiar tecnologías que impulsen las energías renovables marinas, así como los préstamos del Banco Europeo de Inversiones (BEI) y otras instituciones financieras.



Corporativos

Mario Gómez, Presidente TCI Gecomp: “El hidrógeno y la economía circular: energía, agua, alimentos”

Juan Francisco Richards, Gerente Desarrollo Nuevos Negocios, Gasco: “Tecnologías para el Hidrógeno Verde en Chile”

Rebeca Poleo, Líder H2 & Gas Tractebel Engineering SA:

“Principales Riesgos y su Gestión en Proyectos de Hidrógeno Verde”